Top

Dar el ejemplo

Lao-Tsé consideraba que había 4 virtudes. La primera, RESPETO, la veneración hacia cualquier tipo de vida. La segunda la SINCERIDAD, ésta se manifiesta como honradez, franqueza, simplicidad, lealtad. La tercera es la DULZURA, que se manifiesta como bondad en nuestra vida. Y la cuarta es la ACTITUD DE AYUDA, ésta se manifiesta como servicio a los demás sin expectativa de recompensa.

Juntando esto con lo expresado en la imagen, hablemos sobre cómo, dar el ejemplo, puede llevar a otras personas a reflexionar sobre su propio actuar, sus actitudes, su forma para con los demás.

Con el tiempo, nos fuimos volviendo ásperos en muchos sentidos, a devolver con la misma moneda como se nos trata, o en otros casos, a pensar… “ah, si la mayoría lo hace ¿por qué yo no?, en fin, por uno más que lo haga”. Esta forma de pensar y actuar, es lo que en ciertos ámbitos, llamamos ”un abrazo mortal”, un ciclo repetitivo que no conduce a nada más que más de lo mismo. Por eso hay que revertir este proceso.

Así como se contagian los hábitos negativos, también se contagian los positivos, y ante un accionar IRRESPETUOSO hay que cortar el ciclo, reaccionando con RESPETO. Tratar de interceptar cuando nacen nuestros pensamientos, ya sean de odio, envidia, resentimiento, y tratar de cambiarlos de polaridad, para a su vez, impedir que se propague como si fuera una infección a nuestro alrededor. Y que el pensamiento “ah, si la mayoría lo hace ¿por qué yo no?”, tienda a contagiar hábitos, acciones y formas de pensar constructivas que sirvan para nosotros mismos, y en consecuencia, para el bien de todos.

Sé que suena difícil y teórico, pero no es necesario dar saltos enormes, si no, empezar con encender una pequeña llama que brille en nosotros, y que sin intentar cambiar a nadie, solo mediante el ejemplo, encendamos pequeñas llamas en los demás. Y llegará un momento, que lo único en peligro de extinción, será el hambre, las guerras, el maltrato, la indiferencia, el ego.

Agrega un comentario..